Esta mañana, como cada año, se ha celebrado la fiesta de los Amigos del Castillo de Loarre. Ha sido un día peculiar pues no ha parado de llover, pero hemos cumplido y, aunque en coche, hemos subido de romería al castillo.

Al final de la Misa Anabel Lasheras ha leído el texto que sigue tras recibir la maqueta del castillo de manos de la presidenta de la Asociación, Rebeca Santolaria, por lo que le nombraban Socia de Honor de los Amigos del Castillo de Loarre. Ha explicado que he sido la primera en muchas cosas, como ser la primera mujer socia de honor, en su día presidir una asociación de mujeres con solo 23 años, la más joven senadora en 2001, junto a otra compañera, y primera senadora de Loarre, luego como directora general… pero siempre, la primera en defender nuestro castillo.

Queridos amigos y amigas.

Comprenderéis que sienta hoy una emoción muy profunda. Una emoción que pone un nudo en la garganta por todos los recuerdos y sentimientos que afloran en torno Castillo. Querer al Castillo de Loarre no tiene mérito, especialmente cuando se ha nacido y crecido aquí, cuando has tenido el orgullo de que tus padres y abuelos te hayan enseñado a respetar esta herencia, como nosotros hacemos con nuestros hijos, y ellos lo harán con los suyos.

Os confieso que a lo largo de toda mi vida y después de las distintas responsabilidades que he tenido la suerte de ostentar, el Castillo y Loarre siempre han estado presentes en mi día a día. Nada, absolutamente nada es comparable con recibir el cariño de tus paisanos y de tus vecinos, pues aquí están mis orígenes, mis raíces y una gran parte de mi vida. Presidir la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre desde el año 2005 hasta este año pasado, me ha aportado grandes satisfacciones y alegrías.

El Castillo de Loarre es un monumento único, singular e incomparable. Contribuir humildemente a difundir esa grandeza a través de la revista fue un reto y un proyecto muy ilusionante. Todos los socios y socias sentíamos la necesidad de divulgar más, de contar más y mejor el valor de nuestro Castillo, algo que hemos ido haciendo, paso a paso, con nuestra revista.

En 2006 hubo un hito muy importante: el Castillo entró en el Listado Indicativo del Ministerio de Cultura, paso previo para llegar a ser algún día Patrimonio de la Humanidad.

Estoy convencida de que, aunque el camino sea largo y difícil, algún día el Castillo de Loarre llegará a ser Patrimonio Mundial de la Unesco. Será sin duda el regalo más gratificante que podremos recibir los vecinos de Loarre y los asociados de esta entidad, en esta carrera de relevos, donde cada uno porta su grano de arena, de generación en generación.

No merezco este homenaje, sois vosotros, cada uno de los socios, quienes creyendo en ella cuando comenzó a andar, dando vuestro apoyo, merecéis todo el reconocimiento.

Compartir horas de trabajo y conversación con todos los compañeros que han colaborado en las distintas Juntas Directivas que ha tenido la Asociación es ya todo un lujo y El Castillo de Loarre es grandeza y no debemos olvidar que aquí ha estado durante once siglos. Estamos en el siglo XXI y los avances de la sociedad y de las administraciones deben servir para que el Castillo siga siendo cada día más reconocido como lo que es, uno de los monumentos más importantes del mundo. Un monumento que se convierta en un motor de desarrollo socio económico para toda la provincia de Huesca y para todo Aragón.

Quiero, si me permitís, tener un recuerdo para todas las personas que han presidido esta Asociación y también para todas las que han formado parte de cada una de las Juntas Directivas. También para las que nos acompañaron y hoy ya no están con nosotros, como José Luis Aramendía y Tere Aguaron. Nuestro recuerdo más cariñoso. Para todos y cada uno de los Socios de Honor. A los alcaldes y concejales del Ayuntamiento de Loarre y a todos los responsables de las Administraciones que han creído y apoyado a esta entidad. A los medios de comunicación, siempre atentos y colaboradores con nuestra labor. Y por último a mi familia por el tiempo que les he podido quitar para dedicarlo a esta gran causa.

Siempre podrá esta Asociación contar conmigo. Lo mejor para este Castillo está por llegar!